lunes, 14 de marzo de 2016

El arquetipo de la bruja frente al mago.

Realmente este post podría ser una segunda parte del escrito por nuestra compañera Iris Los orígenes de la misoginia occidental a través de los mitos de Eva y Pandora. Y es que si nos preguntaran cómo es una bruja creo que casi todos daríamos la misma respuesta. Vieja, fea, sucia y con una verruga. Poco poderosa y malvada. Muy similar a la que Disney nos presentaba en Blancanieves ¿verdad? 

La bruja de Blancanieves, versión Disney (20 minutos)
Como decía en mi artículo sobre Häxan; "Rápidamente no acordaremos de todas aquellas mujeres solas, viejas y abandonas que fueron víctimas de la Inquisición." Goya acudía también a este arquetipo en muchas ilustraciones, como en el grabado Linda Maestra! (1799).


Linda Maestra!  (1799) Fuente: Wikipedia.
Y, como no, en su famoso cuadro El Aquelarre (1797-1798)


La brujas jóvenes, y en muchos casos buenas, que ahora pueblan nuestro imaginario son posteriores al verdadero arquetipo y, creo entender, que son fruto en gran parte de un movimiento religioso del siglo XX como lo es la Wicca. Series como Embrujadas o la amiga de Harry Potter, Hermione Granger, serían fruto de este modelo. Por tanto estas últimas de momento quedarán fuera de nuestro artículo. En cualquier caso dejo en bibliografía un libro de Russell para aquellos interesados en la brujería moderna.


Las protagonistas de la serie Embrujadas (fanpop) y de Harry Potter (mwp4)
¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué la bruja siempre es anciana, pobre y fea? Martín de Castañega en su Tratado de las supersticiones y hechicerías y de la possibilidad y remedio dellas (1529) nos responde.
La Celestina. P. Picasso. Fuente: Wikiart
E mas son de las mujeres viejas e pobres que de las moças e ricas porque como despues/ de viejas, los hombres no hacen caso dellas, tienen recurso al demonio se cumplen sus apetitos, en especial si quando moças fueron inclinadas e dadas al vicio de la carne; a estas semajantes engaña el demonio quando viejas, prometiendoles de cumplir sus apetitos e cumpliendolos por obra, como adelante se dira. E mas ay de las pobres y necessitadas porque, como en otros vicios, la pobreza es muchas vezes ocasión de muchos males en personas que no la toman en voluntad o en paciencia; por esto, pensando que el demonio suplira sus necesidades o responderá a sus desseos y apetitos, mas son engañadas las viejas e pobre que no las moças e las que tienen bien lo que ha menester, porque les da a entender que no les faltaba nada si a el siguen. (Fol.13r, 13v) 
 Como muy acertadamente advierte Pilar Pedraza; 
En efecto, en Occidente, y especialmente en nuestra cultura, católica y heredera de la tradición visual clásica, que es iconográfica y bebe en fuentes de la tradición grecolatina, el cuerpo desnudo del varón es signo de santidad, martirio y despojamiento de lo mundano, y también de un status titánico, fundador, divino. Es un desnudo cargado de sentidos positivos, que puede presentarse ante Dios sin vergüenza porque al fin y al cabo es un espejo de Dios. Por el contrario, la imagen de la vieja desnuda, aunque su desnudo sea parcial, mínimo, es un tabú, un significante diabólico, emparentado con lo negativo, inestable y evocador de los aspectos más siniestros de lo dionisiaco. La vieja desnuda, en los pocos lugares en que se representa, suele ser una bruja. Su imagen es heredera en gran medida de entidades mitológicas como las Erinias y de figuras emblemáticas de la Envidia y el Hambre, de cuerpo enjuto y largos senos vacíos. 
Mientras la mujer desnuda es una imagen ideal de la amada, de la madre imaginaria o de la diosa; mientras es deseable y se encuentra en época fértil, es tolerada públicamente como objeto artístico y erótico, tiene cabida incluso en el arte religioso, o más bien se disfraza de tal para romper la barrera de la censura, a veces, como en el caso de la Magdalena penitente del Barroco, rayando en la lascivia. Pero cuando se apaga el esplendor de la flor y el fruto terso, se convierte en objeto abominable y es retirado en silencio de la escena. La vieja se vuelve sospechosa, es bruja, celestina, su cuerpo no sólo se supone feo sino también maligno, contaminante.
Delemeau incide en este argumento:
Frecuentemente, la mujer vieja y fea se la representa como encarnación del vicio y como la aliada privilegiada de Satán. En la época del Renacimiento, suscita auténtico miedo. De suerte que un tema literario e iconográfico que en la Edad Media solo aparece de vez en cuando, se vuelve invasor en el inicio de los tiempos modernos, bajo las influencias conjugadas de la Antigüedad mejor conocida, de la obras de Bocaccio y de La Celestina, de Fernando de Rojas (1499) (...) "Carroña sin colores, despojo de la tumba/ esqueleto desenterrado, presa de un cuervo". Así lo describe Sigogne con toda la desmesura barroca
La "bruja" del film Häxan
Por supuesto es la anciana, no el anciano, la malvada y es que, como ya recogimos en nuestra entrada ¿Puede una bruja robarte el pene?, así se expresaban los dos inquisidores que escribieron el manual de brujería más famoso del tiempo.
De la malicia de las mujeres habla mucho El Eclesiástico: no hay peor veneno que el veneno de la serpiente, no hay peor odio que el odio del enemigo (de la mujer) Preferiría vivir con un león o con un dragón que con una mala mujer (...) Y concluye, toda malicia es nada comparado con al malicia de una mujer. De donde Crisóstomo hablando del texto de Mateo no conviene el casarse, dice: qué otra cosa es la mujer sino la enemiga de la amistad, la pena ineludible, el mal necesario, la tentación natural, la calamidad deseable, el peligro doméstico, el perjuicio delectable, el mal de la naturaleza pintado con buen color. De donde puesto que repudiarla es pecado, y hay que conservarla, entonces nuestro tormento es fatal: o bien cometer un adulterio repudiándola, o vivir en medio de disputas cotidianas. Tulio Cicerón dice en su Retórica: las numerosas pasiones del hombre le conducen en cada uno a su vicio: pero una sola pasión conduce a las mujeres a todos los vicios; en la base de todos los vicios de las mujeres se encuentra la envidia. Séneca dice también en sus Tragedias: Una mujer o ama u odia, no existe tercera vía. Una mujer que llora engaña: hay dos géneros de lágrimas en los ojos de las mujeres: unas para el dolor, otras para la insidia. Una mujer que piensa sola, piensa mal.  (Malleus, 99)
Haced lo mismo con su compañero masculino, el mago. Pensad en él. A todos os vendrá a la cabeza Gandalf Sáruman y, como no, el gran Merlín. ¿Qué ha pasado? El modelo masculino de bruja es un poderoso anciano que basa su fuerza en fórmulas que extrae de libros de magia o Grimorios. No tiene por qué ser malo, de hecho pocas veces lo es de manera absoluta como la bruja.

Ian McKellen como Gandalf en las películas de El señor de los Anillos.
Fuente: http://www.jessiecervantes.com/
Incluso su poder llegaba a intentar dominar a los demonios como así hizo el Fausto de Marlowe o Goethe.

Portada de The Tragical History of Doctor Faustus Fuente: marloweobras.wordprees.com
Así queda establecido el arquetipo. La mujer vieja, fea, inculta, hechicera que saca su poder del pacto demoniaco frente al hombre adusto, sabio y poderoso que extrae su poder del estudio de libros arcanos. A la luz de estos hechos ¿somos o no somos víctimas, y en el peor caso continuadores, de la misoginia occidental? Yo juraría que sí. Mérida Jiménez lo expresa mucho mejor que yo;
...¿no sería mejor hablar, en ocasiones, de "mujeres sabias al margen de la religión oficial" en lugar de lidiar con el término "bruja", ¿no sería más atinado hablar con un lenguaje que no fuera el del verdugo sino más cercano al de la víctima? La respuesta es sí
Bibliografía:

  • CASTAÑEGA, Fray Martín de (1529), Tratado de las supersticiones y hechicerías y de la possibilidad y remedio dellas, Juan Robert Muro Abad (ed.), Instituto de Estudios Riojanos, Logroño,1994. P. 21.
  • Delemeau, Jean (2012), El miedo en Occidente, Taurus, Madrid, p. 425
  • Heinrich Kramer y Jakob Sprenger (1486) Martillo de las brujas :para golpear a las brujas con poderosa maza. Malleus Maleficarum, Trad: Miguel Jiménez Monteserín, Ed. Maxtor, Valladolid (2004)
  • Mérida Jiménez, Rafael M (2012), "Imágenes de la brujería medieval y renacentista", Espejo de brujas. Mujeres transgresoras a través de la Historia, MARÍA JESÚS ZAMORA Y ALBERTO ORTIZ (Eds.) Abada, Madrid, pp. 177-190
  • Morales Estévez, Roberto (2016), Las brujas de Christensen: Del cine a la historia, MARÍA JESÚS ZAMORA (Ed.), Abada, Madrid.
  • Pedraza y Martínez, María del Pilar,  "La vieja desnuda. Brujería y abyección." Atti del XIX Convegno [Associazione ispanisti italiani]: Roma, 16-18 settembre 1999 / coord. por Antonella Cancellier, Renata Londero, Vol. 1, 2001 (Le arti figurative nelle letterature iberiche e iberoamericane), p. 6
  • Russell, J.B. (1998), Historia de la brujería. Hechiceros, herejes y paganos, Paidos, Barcelona. pp.177-216.

9 comentarios :

  1. excelente articulo felicitaciones por el. soy arqueólogo y realice un trabajo similar titulado "LA MUJER FATAL" UNA APROXIMACIÓN HISTÓRICA EN MITOLOGÍA Y TRADICIÓN ORAL SOBRE LA “MALDAD” DE LA MUJER. en este trabajo académico se estudia desde los albores de la humanidad donde la mujer jugaba un papel importante en lo relacionado a actividades que se podrían llamar mágicas, tal como la labor de las comadronas, el hombre maravillado y al mismo tiempo temeroso de estos poderes y habilidades va degradando esos trabajos honrosos y gracias a la implemetacion de la religión pasan a convertirse en fechorías satánicas, es así como paulatinamente la mujer virtuosa y poseedora de ciertas habilidades mágicas pasa a ser la bruja conocida por todos nosotros. si alguien esta interesado en leer este trabajo aquí esta mi correo. saludos. weaglicasasol@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de escribirle un email y me dice que el mail no existe. ¿Sería tan amable de mandármelo a bloglicenciahistorica@gmail.com? Me interesa su trabajo y mucho. Gracias.

      Eliminar
    2. Serías tan amable de enviarmelo por favor a gabrielagerardo@hotmail.com a mi también por favor. Estoy haciendo mi tesis y me sería de mucho interés. Desde ya gracias y saludos.

      Eliminar
    3. ¡Hola! A mí también me interesa tu trabajo...
      angn90@gmail.com
      Gracias de antemano, ¡saludos!

      Eliminar
  2. Hola Weali. Lo primero es darte mil gracias por las felicitaciones. Y lo segundo, paso a escribirte al correo para hacerme con tu trabajo. Me interesa y mucho. Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Hace tiempo escuché que en los cuentos tradicionales, la bruja/madrastra es el arquetipo de la madre negativa, mientras que el ogro es el arquetipo del padre negativo.

    Por su lado, el mago/sabio es el arquetivo del padre positivo, mientras que el hada madrina es el arquetipo de la madre positiva.

    Así que en este caso creo que no tiene que ver tanto con la misoginia (aunque no niego que existe con mucha evidencia en muchos otros aspectos). No es correcto comparar la figura de la bruja con la del mago, sino que debería compararse con la del ogro o el trol.

    ResponderEliminar
  4. Me sueno mucho lo que dice a Bruno Bettelheim y su Pscioanálisis de las cuentos de Hadas. No niego que esta lectura Freudiana no me termina de convencer. Esto de que los padres y nuestros supuestos traumas infantiles en todo no termino de verlo. Tampoco termino de ver que el ogro o el troll sea el que se tenga que comparar con la bruja, no veo elementos para ello. No soy el primero que establece esta comparativa y el artículo realmente es fruto de lecturas de otros muchos que me precedieron en dicha comparativa entre bruja y mago. La bruja es un personaje con cualidades mágicas al igual que el mago. Ni el ogro ni el troll tienen dicha cualidad. Esto es muy fácil de demostrar "pegando un wikipediazo" como digo yo si vamos a la entrada "mago" Copio y pego "El término mago proviene del persa antiguo maguš por mediación del griego μάγος y finalmente del latín magus. El sentido original de la palabra Mago se refería a los integrantes de una tribu de Media y luego a los sacerdotes persas. En términos modernos se refiere, a una especie de astrólogo o adivino, que practica magia, hechicería o brujería. Comúnmente, "mago" se refiere a hechicero masculino, y "bruja" a una hechicera.Lo que sí aseguro es que en la concepción de la bruja la misoginia tiene mucho, muchísimo que ver, sin lugar a dudas. Con las fuentes primarias que pongo en la entrada ya sería más que suficiente para apostillar mi postura, pero si con eso no valiera, con ojear el "Maellus Maleficarum" valdría. Gracias por tomarse su tiempo en visitar nuestro blog aunque no esté de acuerdo con su punto de vista. Eso nos encanta porque anima el debate. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Interesantísimo, me ha encantado. ¡Gracias!

    ResponderEliminar

Rogamos que se respeten las reglas gramaticales y ortográficas en los comentarios.

Las faltas de respeto, la publicidad, spam, o cualquier otro comportamiento inadecuado implicarán la eliminación del comentario de manera taxativa.