jueves, 27 de noviembre de 2014

Juan Gómez Bárcena gana el Premio El Ojo Crítico de RNE. Entrevistas de Licencia Histórica al ganador.

Hola a todos:

Nos complace enormemente hacernos eco del fallo del Premio Ojo Crítico otorgado por RNE, que este año ha recaído en Juan Gómez Bárcena por su novela El cielo de Lima

Juan Gómez Bárcena gana el Premio El Ojo Crítico de RNE. Entrevistas de Licencia Histórica al ganador.Portada de El cielo de Lima Fuente: Tipos Infames.
Portada de El cielo de Lima
Fuente: Tipos Infames.
Y nos alegramos mucho porque somos seguidores de la obra de Juan desde hace tiempo. Le conocimos con su primera obra en una gran editorial, Los que duermeny prueba de ello fue la entrevista que pudimos ofreceros en Licencia Histórica con motivo de la Feria del Libro de 2013, la cual puedes leer aquí

Nuestra colaboración con Juan se extendió a la radio, y pudimos hacerle una primera entrevista con motivo de la publicación de su citada ópera prima; ésta contó con la presencia del editor/poeta/librero y gran amigo Miguel Casasola, al que también dedicamos una entrevista

Este primer programa, grabado en Radio Enlace de Hortaleza,  se tituló Entrevista a Juan Gómez Bárcena (puedes escucharlo siguiendo el enlace).

Con la publicación de El cielo de Lima Juan consiguió sorprenderme de nuevo, y como era de esperar le volví a traer a la radio para poder hablar con él. Sinceramente la charla fue una delicia y a pesar de que grabamos dos programas podría haber estado escuchándole durante horas. En este caso la entrevista se divide en dos partes de la que os dejo los enlaces correspondientes.
Juan Gómez Bárcena gana el Premio El Ojo Crítico de RNE. Entrevistas de Licencia Histórica al ganador.Portada de Los que Duermen. Fuente: La tormenta en un vaso.
Portada de Los que Duermen.
Fuente: La tormenta en un vaso.
También, por qué no decirlo, nos alegramos porque hemos tenido el ojo de saber detectar la buena literatura por encima de premios y famas. Según leí algo suyo supe que estaba ante un escritor joven llamado a ser uno de los grandes en el futuro, y el tiempo me está dando la razón; aunque también creo que no tiene ningún mérito por mi parte: es fácil darse cuenta en cuanto lees su obra

Sobre El cielo de Lima no me quiero extender mucho para no quitaros ni un ápice de placer cuando os acerquéis a él, pero sí decir que me gusta mucho las reflexiones que hace en torno a la creación literaria, los personajes tan evocadores como el escritor de cartas... mejor me callo porque precisamente sus libros han sido mis lecturas recomendadas en un taller de literatura que imparto y no quiero dar pistas a nadie. 

Así que ya sabéis qué pedir a sus majestades los Reyes Magos.

Un saludo.

lunes, 24 de noviembre de 2014

Reseña de "Los grimorios y recetarios mágicos: del mítico Salomón al clérigo nigromante" por Iris Rodríguez Alcaide.

Hola a todos:

Como anuncié, dejé a otra profesional la valoración de mi artículo Los grimorios y recetarios mágicos: del mítico Salomón al clérigo nigromante. Se trara de Iris Rodrídez Alcaide, miembro del Comité de Redacción (Responsable Área Hª Moderna) de la Revista Historia Autónoma.

Por supuesto no he tocado ni una coma del texto y la autora ha tenido total libertad a la hora de hacer la reseña. Os dejo con ella.


Un saludo.
Reseña de "Los grimorios y recetarios mágicos: del mítico Salomón al clérigo nigromante" por Iris Rodríguez Alcaide. Portada del libro Señales, portentos y demonios. Artículo publicado en Eva LARA y Alberto MONTANER (coords.), Señales, portentos y demonios. La magia en la literatura y cultura españolas del Renacimiento. Salamanca: Sociedad de Estudios Medievales y Renacentistas (SEMYR), 2014: pp. 537-554. ISBN: 978-84-941708-2-9.
Portada del libro Señales, portentos y demonios



Roberto MORALES ESTÉVEZ, "Los grimorios y recetarios mágicos: del mítico Salomón al clérigo nigromante" en Eva LARA y Alberto MONTANER (coords.), Señales, portentos y demonios. La magia en la literatura y cultura españolas del Renacimiento. Salamanca: Sociedad de Estudios Medievales y Renacentistas (SEMYR), 2014: pp. 537-554. ISBN: 978-84-941708-2-9.

Iris Rodríguez Alcaide
Universidad Autónoma de Madrid




Roberto Morales Estévez es Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Madrid y Diplomado en Estudios Avanzados de Historia Moderna (DEA) por la misma universidad. Actualmente desarrolla su doctorado en el Instituto Universitario "La Corte en Europa" (IULCE), dedicado a cuestiones de Inquisición, Religión y Ciencia. En este sentido, su participación como reseñador habitual en la publicación Libros de la Corte es una constante casi desde los comienzos de la revista.
No obstante, la colaboración en este volumen es fruto, una vez más, de una intensa actividad en el grupo de investigación "Mentalidades mágicas y discursos antisupersticiosos (siglos XVI, XVII y XVIII)", liderado por la profesora Mª Jesús Zamora Calvo (UAM). En esta línea, ya colaboró junto a ella y otros reputados autores en la obra Espejo de brujas. Mujeres transgresoras a través de la historia (Madrid: Abada, 2012) con el capítulo «Eleno de Céspedes: el cóncavo reflejo de la historia».

El capítulo que nos ocupa comienza introduciendo al lector en el papel y la pervivencia de la creencia en Occidente de los llamados grimorios (o libros de fórmulas mágicas), de los que por cierto el autor ya adelantó gran cantidad de información en el programa de radio "Caminos de Ida y Vuelta" de Canal UNED (2013). Aquí se aborda, en primer lugar, la interesante pesquisa sobre el origen etimológico de la palabra grimorio, que según Morales se remonta al siglo XII con una más que probable ascendencia francesa. El autor también hace hincapié en la naturaleza de estos libros que, a fuerza de ser copiados y adulterados hasta la saciedad, se revelaban tremendamente diversos tanto en estructura (podían aparecer impresos y, en su mayoría, manuscritos) como en contenido (magia culta y popular, invocaciones demoníacas, fórmulas en hebreo, cábalas matemáticas,...).
Reseña de "Los grimorios y recetarios mágicos: del mítico Salomónal clérigo nigromante" por Iris Rodríguez Alcaide.Tabla de invocación demoniaca del Dietario de Jaime Manoel. Artículo publicado en Eva LARA y Alberto MONTANER (coords.), Señales, portentos y demonios. La magia en la literatura y cultura españolas del Renacimiento. Salamanca: Sociedad de Estudios Medievales y Renacentistas (SEMYR), 2014: pp. 537-554. ISBN: 978-84-941708-2-9.
Tabla de invocación demoniaca del
Dietario de Jaime Manoel.
En la segunda parte del capítulo se aborda el análisis de lo que fueron algunos de los grimorios más conocidos en la España de los siglos XVI y XVII, como La Clavícula de Salomón y el Libro de San Cipriano (o "Ciprianillo"). Estos libros, en ambos casos con un origen difuso que se pierde en la bruma de los tiempos, fueron dentro de la tradición hispánica tan populares (literariamente hablando) como criticados desde diversos sectores antisupersticiosos de la época. En este punto, aquí el autor también trata de arrojar algo de luz a diversas preguntas acerca de la escasez de grimorios y otros ejemplares menores pertenecientes a la literatura mágica (o "aljamiada") que padecen nuestros archivos. La impresión de algunos de éstos (por lo general bastante defectuosa) ponía de manifiesto, en primer lugar, que su publicación resultaba arriesgada a causa de una permanente vigilancia inquisitorial y, de hecho, muchos fueron directamente importados desde Francia. En segundo lugar, siguiendo a otra destacada especialista como es María Tausiet, se apunta al carácter propiamente "mágico" que se atribuía a la palabra escrita, haciendo que cada mago debiera poseer su propia clavícula de puño y letra para que ésta resultase efectiva. El panorama hasta aquí trazado sugiere, entonces, la gran dificultad que existía en los siglos modernos para hacerse con alguno de estos grimorios en España. Pero como veremos más adelante, esta literatura tan perseguida fue también (quizá precisamente por ello) tanto o más codiciada si cabe.
Reseña de "Los grimorios y recetarios mágicos: del mítico Salomón al clérigo nigromante" por Iris Rodríguez Alcaide.Rueda astrológica del dietario de Jaime Manoel. Artículo publicado en Eva LARA y Alberto MONTANER (coords.), Señales, portentos y demonios. La magia en la literatura y cultura españolas del Renacimiento. Salamanca: Sociedad de Estudios Medievales y Renacentistas (SEMYR), 2014: pp. 537-554. ISBN: 978-84-941708-2-9.
Rueda astrológica del dietario de
Jaime Manoel
La última parte del capítulo, dedicada al proceso judicial contra el aragonés Jaime Manobel, "clérigo nigromante" y ladrón de grimorios, pretende presentar un caso que, lejos de ser paradigmático, probablemente fue relativamente común entre el bajo clero de los siglos XVI y XVII pese a los esfuerzos contrarreformistas. Aquí Morales saca la lupa para indagar a escala micro a este pícaro embaucador y su librillo, un breve cuaderno manuscrito de contenidos diversos donde nos topamos con una mezcla de superstición, hechicería y medicina popular, salpicado todo ello con alguna nota diabólica. Sin embargo, este carácter mágico-religioso, en apariencia controvertido, no resultaba incoherente en la época. Gracias a este grimorio hurtado en Zaragoza a un fraile trinitario, Manobel marchó a Madrid para labrarse un porvenir en el competitivo mundo de la sanación y los problemas cotidianos de las gentes necesitadas, confiando en el prestigio de poseer este librillo, junto a su (real o inventada) condición de clérigo, le diera ventaja frente a la pléyade de sanadores, barberos, parteras y charlatanes que poblaba la capital de la Monarquía Católica. Otro aspecto muy interesante en el que hace incidencia el autor es el fenómeno de retroalimentación entre realidad y la propia literatura mágica que se daba en los actos de personajes como Manobel. Esto se hace patente en diversos episodios del juicio a nuestro clérigo nigromante, que fue apresado en los bosques de El Escorial alrededor de 1590 acusado de llevar a cabo diversos ritos públicos de carácter mágico durante la Noche de San Juan y posteriormente llevado a la prisión inquisitorial de Toledo. La descripción que Manobel hace de muchos de estos actos confirma la idea de teatralización que han desarrollado autores como la propia Mª Jesús Zamora, llegando hasta el punto en que a veces el actor principal que era Manobel se veía incapaz de distinguir entre realidad y ficción en aquello que hacía.
Reseña de "Los grimorios y recetarios mágicos: del mítico Salomón al clérigo nigromante" por Iris Rodríguez Alcaide. Maculatura con una xilografía de la crucifixión, en la contracubierta del Dietario de Jaime Manoel. Artículo publicado en Eva LARA y Alberto MONTANER (coords.), Señales, portentos y demonios. La magia en la literatura y cultura españolas del Renacimiento. Salamanca: Sociedad de Estudios Medievales y Renacentistas (SEMYR), 2014: pp. 537-554. ISBN: 978-84-941708-2-9.
Maculatura con una xilografía de la crucifixión, en la contracubierta del Dietario
de Jaime Manoel.
Por tanto, dentro de este elaborado y clarificador trabajo no han resultado ser protagonistas, en definitiva, los magos del prestigio del mítico Salomón. La verdadera preocupación del autor vira más bien hacia la implicación cotidiana de los grimorios, considerando la Clavícula y el Ciprianillo como los "grandes libros" de magia y pseudociencia que para la cultura popular, no obstante, no fueron los más comprensibles, ya que éstos sólo estarían al alcance de personajes pertenecientes a la alta cultura (valgan como ejemplo los diversos inquisidores o altos eclesiásticos nombrados a lo largo del texto, así como el arquitecto real de Felipe II, Juan de Herrera). Los autodenominados "nigromantes", por su parte, no necesitaban sino poseer un elemento diferenciador frente a la competencia por ganar dinero mediante las demandadas curaciones milagrosas frente a otros colectivos, como demuestra el caso de Jaime Manoel. Por último, y siguiendo de nuevo a Tausiet, Morales destaca la importancia del fenómeno mágico más allá de lo anecdótico, considerándolo un inigualable indicador del pulso de los deseos y temores de la gente de la época.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Nikola Tesla, el genio que iluminó el mundo

El científico no busca un resultado inmediato. No espera que sus ideas avanzadas sean fácilmente aceptadas. Su deber es sentar las bases para los que vendrán, señalar el camino.
 Nikola Tesla

Nikola Tesla, el genio que iluminó el mundo
Nikola Tesla (Wikimedia)
Como algunos de ustedes sabrán ya, se ha inaugurado hace unos días en la Fundación Telefónica de Madrid una exposición sobre el genial Nikola Tesla, que intentaré visitar en breve, ya que el protagonista de la misma me parece un personaje fascinante.

La historia no ha tratado bien a Nikola Tesla, pese a ser uno de los grandes genios de la tecnología. Puede que esto se deba a haber formado parte del bando de los perdedores, a pesar de sus grandes contribuciones a la tecnología. En todo caso, su figura no pasa desapercibida una vez que uno se aproxima a la misma, y en la comunidad científico-técnica le guardamos un lugar de honor.

Nació en Smiljan, Croacia (entonces imperio austrohúngaro) en la medianoche del 10 de julio de 1856, hijo de un sacerdote ortodoxo. Desde pequeño demostró tener una memoria fotográfica, aunque la educación recibida sin duda contribuyó a ello, pues en la región eran habituales los retos memorísticos. En todo caso, se dice que hasta una edad bastante avanzada nunca necesitó usar planos de sus diseños, pues los tenía archivados en su cabeza.

En 1875 comenzó sus estudios de ingeniería eléctrica en Graz (Austria); no está claro si se graduó o abandonó los estudios prematuramente. En 1878 comenzó a trabajar en Maribor (Eslovenia), como ayudante de ingeniería. Tras una crisis nerviosa, retomó los estudios, esta vez en Praga, aunque tampoco se sabe si acudió sólo como oyente o llegó a completarlos. En 1880 trabajaba para la compañía de telégrafos en Budapest.

Lo que sí está claro es que en 1882 comenzó a trabajar en París como ingeniero en la Continental Edison Company, donde dejó impresionado a Charles Batchelor, ingeniero inglés y jefe de la planta, que dio una carta de recomendación a Tesla, dirigida a Edison. Dicha carta decía: conozco a dos grandes hombres, usted es uno de ellos; el otro es este joven.

Así pues, en 1884 Tesla llegó a Nueva York, (ciudad que le causó gran impacto, sobre todo cuando le robaron el equipaje nada más llegar), y comenzó a trabajar para Thomas Alva Edison, el genio de Menlo Park, padre de la bombilla, el fonógrafo, el altavoz, el micrófono del teléfono, etc. Aunque Edison era defensor de la corriente continua, en oposición a la alterna que ya defendía Tesla, le contrató, y, tras confiarle algunos de los problemas más complicados de la compañía, le propuso pagarle 50.000 $ (de entonces), si mejoraba la eficiencia de sus motores.

A Tesla le robaron, tal como dice la pizarra en un capítulo de House
A Tesla le robaron, tal como dice la pizarra en este
capítulo de House (Fotolog)
Y bueno, la cosa es que Tesla ¡triplicó! el rendimiento de los mismos en unos meses. Pero,como dijo Twain de los magnates americanos de la época, estos pretendían "ganar dinero de forma rápida y en abundancia; de manera poco honrada, siempre que sea posible. Honradamente, si no queda más remedio". Y, Edison, que era de los menos escrupulosos, le negó a Tesla el dinero prometido alegando que era "una broma americana". Y, como dirían Les Luthiers, ese fue el segundo impacto. Tesla abandonó la compañía de Edison muy ofendido.

Tras ello fundó su propia empresa, la Tesla Electric Light & Manufacturing, pero fue pronto depuesto de la misma por los inversores, que no terminaban de confiar en la corriente alterna. Quien si lo hizo fue George Westinghouse, quien le contrató en su empresa para desarrollar un sistema de transmisión de energía a larga distancia, lo que sólo podía hacerse mediante corriente alterna.

Esta colaboración desencadenó la llamada guerra de las corrientes entre ambos sistemas. Esta "guerra" dio lugar a espectáculos esperpénticos, como Edison electrocutando animales (¡hasta un elefante!) usando corriente alterna, para demostrar su peligrosidad... lo cual acabó dando lugar a la silla eléctrica como forma de ejecución. 

Pero finalmente, la corriente alterna fue la vencedora, ya que era mucho más eficiente. Tesla recibió de Westinghouse la oferta correspondiente por sus patentes y un porcentaje de los beneficios por cada caballo de potencia generado con su sistema; pero, a la hora de la verdad, el pago era inviable pues hubiera arruinado a la compañía. Tesla, agradecido por el trato dispensado por el empresario, le perdonó una deuda que le hubiera convertido en multimillonario.

Nikola Tesla, el genio que iluminó el mundo - Laboratorio de Colorado Springs
Tesla en su laboratorio de Colorado Springs (Wikimedia)
Durante varios años estuvo dedicado a experimentos que le valieron la fama de "científico loco", en parte porque tenía cierto carácter de feriante al hacer demostraciones en público de sus invenciones. La cuestión es que esos experi-mentos, realizados en Nueva York y Colorado Springs (Colorado), orientados principalmente a la transmisión inalámbrica de energía, le llevaron a descubrir la base de los posteriormente llamados rayos X, inventar los elementos necesarios para construir la radio, analizar la resonancia eléctrica de la atmósfera terrestre o dar a luz a la bobina de Tesla... a cambio de generar pequeños terremotos en Nueva York con sus resonadores mecánicos, afirmar que recibía señales de radio desde Marte, o que había inventado el llamado "rayo de la muerte". Hay quien incluso le ha relacionado (sin pruebas sólidas) con el evento Tunguska.

La torre Wardenclyffe puede que sea el mayor símbolo asociado a Tesla: diseñada en 1901 y contruída para la transmisión inalámbrica a largas distancias, sufrió varios incendios y tuvo que ser cerrada por falta de financiación, ya que los inversores empezaron a apostar por la radio de Marconi. La torre nunca fue finalizada totalmente, y además fue saqueada, hasta su abandono en 1917, aunque ahora existe cierto esfuerzo de restauración de la memoria de Tesla en torno a la misma. Por cierto, que Marconi usaba la tecnología de Tesla: hasta 17 patentes. Hasta 1943 no se reconoció a Tesla como verdadero padre de la radio por parte de los juzgados estadounidenses.

Nikola Tesla, el genio que iluminó el mundo - Torre Wardenclyffe o torre Tesla
Torre Wardenclyffe o torre Tesla (Wikimedia)
En sus últimos años, Tesla se obsesionó con las palomas... rareza que se sumaba a sus manías en torno al número tres, su odio a las perlas o su celibato. Además, siempre fue un adelantado a su tiempo en otros aspectos: en 1902 defendió, junto a Lord Kelvin, el desarrollo de las energías eólica y solar frente a las de combustible fósil. Aunque puede que la mayor paradoja de su vida fue la concesión de la medalla Edison (máximo galardón de la IEEE) en 1916. 

Tan genial como excéntrico, falleció en Nueva York el 7 de enero de 1943. "Curiosamente", muchos de sus documentos pasaron muchos años requisados por el gobierno de EEUU, y algunos aún lo están. En 1960 se puso su nombre a la unidad de inducción magnética.

La cosa es que además de un genio de la tecnología (y un poco loco, como todos los genios), según su amigo Hawthorne poseía una grandiosa cultura. Ingeniero, poeta, filósofo, melómano, políglota y buen gastrónomo. Yo diría que bastante aproximado al ideal que defendemos acerca de poseer una buena base tanto en ciencias como humanidades para poder proclamarse una persona realmente culta, ¿no?

La principal fuente para este post ha sido el libro Nikola Tesla, el genio al que robaron la luz, de Margaret Cheney.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Heribert Illig y el tiempo fantasma

Bien saben ustedes que por aquí abogamos por la unión de fuerzas entre ciencias y humanidades como azote de la ignorancia humana, motor del espíritu crítico, cimiento de una cabeza bien amueblada y látigo de pseudociencias. 

La cuestión es que desde que me impliqué en la redacción del blog, obviamente cedo a Roberto los temas estrictamente académicos y propios de su disciplina, mientras yo llevo mis entradas por otros derroteros; entre ellos, entroncar las humanidades con temas cientifico-técnicos, o temas históricos "a nivel usuario". Uno de los temas es localizar teorías pseudohistóricas, a menudo tan aberrantes intelectualmente como las pseudocientíficas (frecuentemente se realimentan), y les aseguro que cada vez que topo con una digna de nuestra antología del disparate lo gozo como gorrino en bancal de zanahorias.

Heribert Illig (Damn Interesting)
En esta recopilación, tras Anatoly Fomenko, Comnys Beaumont e Immanuel Velikovsy, hoy les traigo la hipótesis del tiempo fantasma formulada por Heribert Illig, alemán nacido en 1947 y que postuló la misma en los años 90 del siglo XX.

Esta hipótesis se basa, una vez más, en suponer que la comunidad de historiadores no sabe contar, y que faltan años en la cronología. Y no precisamente un par de décadas durante las antiguas dinastías egipcias, si no casi tres siglos en la edad media. Concretamente, en los llamados años oscuros, el periodo entre los años 614 y 911 no habría existido. Cero al cociente, y paso al siglo siguiente.

La teoría parte de un hecho que supongo que siempre nos ha llamado la atención a todos; tras la caída del Imperio Romano de Occidente (el de Oriente pervivió 1000 años más), gran parte de Europa da un enorme salto atrás: escritura, arquitectura, pintura, etc. parecen involucionar hasta la llegada de la Baja Edad Media. Illig indica, partiendo de la dendrocronología (datación mediante los anillos de los árboles), que realmente no hay restos arqueológicos de esa época, y que la historia asociada a ese periodo está falsificada o manipulada por una gran conspiración (¡cómo no!)

Un segundo argumento que da es el ajuste entre los calendarios gregoriano y juliano. La diferencia entre uno y otro es de 674 segundos al año; como el juliano se implantó en el 45 a.C., y el gregoriano entró en vigor en 1582 d.C, da un total de casi 13 días de diferencia en total, en lugar de los 10 que el papa Gregorio XIII usó para el ajuste. En base a ello, Illig calculó que el calendario mostraba un hueco de 300 años. 

Lo expuesto hasta ahora ya es para dejarle a uno con la cara de un perro que no encuentra la pelota, pero el tercer punto fuerte, consecuencia del primero, es que la existencia del arte románico indicaría que el tiempo transcurrido desde la caída del imperio hasta esas construcciones "romanizantes" sería mucho menor de los aproximadamente 500 años atribuidos tradicionalmente (alguien debería llevarle por el Naranco, por cierto).

Carlomagno, por Alberto Durero
Además, Carlomagno, personaje clave de aquellos siglos, sería un personaje totalmente inventado por los cronistas medievales (un personaje luminoso y fugaz en una época oscura), en una conspiración instigada por Otón IIISilvestre II y Constantino VII con vistas a una legitimación del Sacro Imperio Romano Germánico, y una unión de dicho imperio con el bizantino frente al Islam. Además, el cambio cronológico asociado les permitiría el simbolismo de reinar durante el año 1000, y no en el 700 que les tocaría. ¡El milenarismo va a llegar!

Partiendo del hecho de que la involución de la civilización en esa época es bastante matizable, la solución de decir que, simplemente, esa época no existió parece más que discutible. Las pruebas arqueológicas existen, y pese a posibles puntos dudosos en la cronología europea, habría que haber falsificado también cualquier relato u objeto en las culturas musulmana, china, etc. que mostrase relación con eventos en Europa. 


Libro de Kells, realizado en Irlanda
en torno al año 800. Saquen sus
propias conclusiones... (Absolut Irlanda)
Creo que por la península ibérica algo tenemos que decir de aquellos tiempos sobre el reino de Asturias y el califato omeya, por ejemplo, por más que parte de los cronicones no sean la fuente más fiable de información acerca de don Pelayo o Bernardo del Carpio. Incluso aunque la historia de Carlomagno tenga también una parte legendaria o no bien documentada, es mucho decir que el personaje y su imperio son totalmente inventados. Por no decir que una conspiración que implicase una falsificación a tal escala sería extremadamente compleja de llevar a cabo. Y ya saben qué dice el principio de la navaja de Ockham al respecto, ¿no?

Además, para su particular "cuenta de la vieja" no tuvo en cuenta la corrección del calendario juliano realizada por el concilio de Nicea en el 325, corrigiendo la fecha "oficial" del equinoccio de primavera (sobre la que se calcula el domingo de Pascua) en 3 días, los que le faltan a Illig para que los números cuadren.

Pero claro, si bien quienes aplicamos el método científico siempre llegamos a un punto donde no tenemos respuesta (al menos de momento), los pseudocientíficos y pseudohistoriadores siempre dan con una, por peregrina que sea. Y además, como decía Carl Sagan: afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias. Yo, de momento, voy a sentarme a esperarlas, que creo que van para largo.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Presentación de Señales, portentos y demonios. La magia en la literatura y la cultura españolas del Renacimiento

Presentación de Señales, portentos y demonios. La magia en la literatura y la cultura españolas del Renacimiento. Portada del ejemplar.
Portada del ejemplar
Estimados lectores: 

Ya avisamos algunos días atrás de la reciente publicación del libro Señales, portentos y demonios. La magia en la literatura y la cultura españolas del Renacimiento, publicado por la editorial Semyr el pasado septiembre. 

Se trata de un ambicioso volumen donde dieciséis especialistas, coordinados por Eva Lara y Alberto Montaner, tratan de dar una respuesta multidisciplinar a un tema tan amplio como el propuesto.

A destacar la presencia de Alberto Ortiz, María Jesús Zamora, José Manuel Pedrosa o María Tausit. Este que os escribe colabora con el capítulo titulado Los grimorios y recetarios mágicos: Del mítico Salomón al clérigo nigromante

Realmente este artículo es deudor del trabajo de D.E.A. que realicé hace algunos años y donde ya me interesé sobre este fascinante tema. Evidentemente la perspectiva y el conocimiento son muy distintos de aquellos ya lejanos años, aunque no dudéis que el espíritu de búsqueda y de trabajo es el mismo. 

No quiero contar mucho más sobre el mismo porque he pedido a una compañera historiadora que haga una reseña del mismo con absoluta libertad. No os voy a vender las "excelencias" del mismo, me parece un poco ridículo, y he preferido ser honesto con vosotros y que sea otro el que valore mi trabajo. 

Podéis bajaros la introducción del volumen completo pinchando aquí. En él podréis leer sobre mi trabajo lo siguiente.
Roberto Morales Estévez nos sumerge en el mundo de los grimorios o formularios mágicos. Tras abordar la etimología del término, se centra en aquellos repertorios que más han destacado en la tradición hispánica, deteniéndose especialmente en la Clavícula de Salomón y el Libro de San Cipriano. A continuación, nos habla de la realidad de los grimorios, es decir, de la información que sobre ellos podemos hallar en los archivos inquisitoriales y profundiza en el caso concreto, pero con valor paradigmático, del compilado por el clérigo Jaime Manobel. Se trata de una completo repaso que representa un escalón más en la visión panorámica que pretendemos ofrecer en este volumen
Y hasta aquí quiero y puedo leer. Afortunadamente la publicación de este trabajo coincide con la preparación de otra publicación que nacerá de mi conferencia del pasado día siete en el  Curso de Humanidades Contemporáneas  Las brujas en el cine en torno a la película Häxan. Detrás de cada publicación hay mucho pero mucho trabajo y el tiempo de espera inevitable hasta que llega a vuestras manos, aunque en el caso de Häxan los pajaritos me dicen no será mucho tiempo. Por ahora os dejo con el citado libro.

Presentación de Señales, portentos y demonios. La magia en la literatura y la cultura españolas del Renacimiento. Curso de Humanidades Contemporáneas  Las brujas en el cine. Momento en el que Roberto Morales comienza su presentación en torno a HÄxan  en el CHC Las brujas en el cine
Momento en el que Roberto Morales comienza su presentación en torno a HÄxan
en el CHC Las brujas en el cine

lunes, 10 de noviembre de 2014

En torno a los blogs académicos para historiadores y humanistas I.

Hoy vamos a hincar el diente al mundo del blog académico. Una de las fuentes más completas para adentrarse en él es la información que Tíscar Lara ofrece en su entrada La utilidad de un blog académico. Tenéis un buen resumen del mismo en esta presentación.


¿Algo ha cambiado desde la publicación de este artículo en septiembre de 2006? Pues desgraciadamente poco a mi entender, si exceptuamos la apertura del portal Hypotheses.org del que hablaremos más adelante. Madri+D, la otra gran plataforma de blogs académicos, ya estaba en 2006.

Allá por el 2011 hice para el programa de radio Contratiempo un programa titulado Blog de Historia en español, que podéis escuchar aquí. En el mismo hice una clasificación de blogs que me atrevo a rescatar, ya que fue refrendada por D. Francisco Fernández Izquierdo en su artículo Tecnologías de la información al servicio del historia y, sobre todo, porque en esencia sigue siendo operativa así como mis reflexiones, al menos en el caso de Historia Moderna, que es el campo que más tengo controlado.

Muchos en el mundo académico siguen mirando por encima del hombro a los bloggers. Las resistencias apuntadas por Tíscar Lara hacia el mundo del blog por parte del mundo académico siguen tan vigentes como ocho años atrás:
  • El exceso de celo.
  • Elitismo científico.
  • Descrédito de la red.
El exceso de celo se refiere a “no divulgo que me copian”. Aquí conste que lo entiendo, pues eso de ir posteando nuestras conclusiones preliminares no me parece muy buena idea, aunque sí hacerte eco de esas reflexiones que se producen a lo largo de una investigación.

En torno a los blogs académicos para historiadores y humanistas I. . Vistas desde el estudio de radio del Círculo de Bellas Artes de Madrid donde se graba el programa Contratiempo. Foto de Roberto Morales.
Vistas desde el estudio de radio del
Círculo de Bellas Artes de Madrid.
Fuente: Pinterest Licencia Histórica.
En cambio, para grupos de investigación -como Sólo Madrid es Corte del IULCE- o arqueológicos -como Los Blogs del MARQ: excavaciones y yacimientos- me parece una excelente propuesta, porque aquí el work in progress es más que evidente.

El elitismo científico y descrédito de la red, aunque Tíscar Lara lo trata por separado, creo que van de la mano. Como anécdota diré que cuando empecé la andadura de este blog muchos compañeros y algún profesor cuyo nombre no recuerdo me dijeron que ¿para qué? Aunque ciertamente esto ocurre cada vez menos, algunos siguen viendo los blogs como algo falto de seriedad, incluso frívolo.

Tíscar Lara deja de lado, en mi opinión, la resistencia más grande entre los docentes universitarios como lo es la sobrecarga de trabajo. Ahora más que nunca horarios imposibles, tribunales, burocracias, exámenes, … y por el mismo precio investigue, publique y exponga en congresos. Ahora vas y te pones a montar un blog y a gestionar redes sociales…y ya de paso te haces un curso de encaje de bolillos. Si total, la vida personal, el descanso y la salud son temas menores. Por supuesto esto último es ironía.

Y sí, montar un blog académico tiene sus enormes ventajas como lo son, siguiendo a Tíscar, gestión de la comunicación interna y externa (individual y grupalmente), organización de la documentación, hábito de lecturas actualizadas, banco de pruebas de ideas, feedback de públicos diversos o ejercicio de la didacticidad entre otras. El enorme problema, reitero, es el tiempo, y otro tema no menor es la falta de reconocimiento de ése trabajo por parte de muchas instituciones académicas.

Algo que detecto en muchos blogs académicos es la falta de adecuación al medio. Es decir, que escriben artículos que cuelgan en un blog. Un artículo y un post no son, debería ser evidente, lo mismo.

En torno a los blogs académicos para historiadores y humanistas I. To blog or not to blog. That is the question. Viñeta de humor en torno a los blogs.
Fuente: The ironic catholic.

Pongamos un ejemplo y vaya por delante que el artículo me parece fantástico: Los MOOC en la crisis de la Educación Universitaria. Docencia, diseño y aprendizaje: Un modelo previsible de Miguel Zapata Ros. Se tratan de las consideraciones preliminares de una serie de post. Las consideraciones preliminares ocupan por lo menos 7/8 folios. Ahí es nada. ¿Quién se lee un post tan largo? Y es que a partir de mil palabras se produce un "efecto ladrillo" como puedes leer en la entrada ¿Cuál es la extensión ideal de un post?

Está claro que muchos humanistas, ya daremos ejemplo de otros muchos que lo hacen y muy bien, deben aprender a adecuarse al nuevo (¿¡!?) medio propuesto.

Tíscar Lara, entre sus recomendaciones, apunta que:
  • Textos breves (200-500 palabras) ~ Abstract (…)
  • Escritura modular para textos más largos que permitan distintas lecturas.
  • Un párrafo, una idea.
El propio portal de Hypotheses.org, en su Casa de los blogs abunda en esta línea.
Es recomendable que los textos de las entradas tampoco sean muy largos, entre doscientas y quinientas palabras como máximo. Hay que tener en cuenta que la lectura en pantalla es más cansada que en papel.

Sobre blogs académicos podríamos, valga la redundancia, dedicar un blog a ello, pero prediquemos con el ejemplo y vayamos acabando que ya estamos en el límite. Rozando las 900 palabras que vamos.

En próximas entregas analizaremos las plataformas Hypotheses.org y Madri+D, así como algún ejemplo concreto de buenos blogs académicos.

Un saludo.

jueves, 6 de noviembre de 2014

25 años después: la caída del muro de Berlín

And when they've given you their all
Some stagger and fall, after all it's not easy
Banging your heart against some mad bugger's wall.
Outside the Wall
Pink Floyd

Puede que sea, tras el estallido del Challenger, el primer recuerdo de un hecho histórico que tengo, aunque realmente no lo entendiera bien. Recuerdo las imágenes en la televisión de gente subida a un muro, y de alguien golpeándolo con un mazo. Y que todo el mundo hablaba de ese muro, de la RDA (yo no entendía por qué llamaban democrática precisamente a la parte comunista de Alemania), de la URSS y de Berlín.

25 años de la caída del muro de Berlín - Cartel del Checkpoint Charlie
Cartel fronterizo del célebre Checkpoint Charlie
(Archivo propio)
Y es que la capital alemana (ciudad fascinante de la que ya les hablamos tiempo ha) se había convertido, por enésima vez en el siglo XX, en el epicentro de la historia. El 9 de Noviembre de 1989 el mundo sólo tenía ojos para una ciudad que, tras ser la capital del Tercer Reich, había sido completamente arrasada por el Ejército Rojo, dividida en distintos sectores controlados por los aliados y protagonizado distintos conflictos entre la URSS (junto a su gobierno títere en Alemania Oriental) y los gobiernos democráticos occidentales.

Desde la caída de la ciudad en 1945, y su división en sectores, comenzaron los roces (provocados o no) entre los dos bandos que conformaron, a partir de aquel momento, la Guerra Fría. El bloqueo de Berlín en 1948 dejó claro que el imperio soviético (bien directamente la URSS, bien a través de sus países satélite) no tenía la intención de hacer concesiones, ni de disimular tan siquiera sus intenciones. Pero la respuesta occidental con el impresionante puente aéreo demostró una increíble capacidad logística de EEUU y sus aliados, además de la determinación de no ceder ni un palmo de terreno ante el bloque oriental. Tras el fin del bloqueo se formaron oficialmente la RFA y la RDA, las dos Alemanias, formalizando la existencia de dos bandos irreconciliables.

Pese a los esfuerzos de las autoridades de Alemania Oriental, hubo una migración masiva hacia la zona occidental; entre 1949 y 1961 unos 2,7 millones de alemanes orientales entraron en la RFA a través de Berlín (entre ellos mucha mano de obra cualificada), a los que se sumaron también checos y polacos. Además, había trabajadores orientales que vivían en la zona occidental, aprovechando los tipos de cambio y diferencias de precios, a lo que se sumó un importante mercado negro entre ambas partes. Y eso sin contar que la circulación entre ambas partes de la ciudad permitía comparar la diferencia de nivel de vida. 

25 años de la caída del muro de Berlín - Checkpoint Charlie engalanado en el 50º aniversario de la construcción del muro
El célebre Checkpoint Charlie, el día del 50º
aniversario del comienzo de la construcción
del muro (13/08/2011). Archivo propio.
En 1961 la RDA comenzó a tomar medidas para aislar Berlín occidental. Aunque en el mes de junio Walter Ulbricht declaraba que nadie tenía la intención de construir un muro, en la noche del 12 al 13 de agosto de 1961, sin previo aviso, se sellaron los accesos al oeste de la ciudad, erigiéndose barreras temporales y siendo arrancados los adoquines de las calles, además de prohibirse el tráfico en las zonas afectadas. No es casualidad que se escogiera un domingo de agosto para esta operación.

Las siguientes semanas fueron testigo de situaciones que podríamos considerar surrealistas si no fuera por sus implicaciones reales. Personas desa-lojadas, puertas y ventanas de casas aledañas tapiadas, intentos de huida, e incluso carros de combate sovié-ticos y norteamericanos situados durante 16 horas a pocos metros unos de otros; si bien parece que no hubo peligro real de que aquella situación degenerase en un conflicto armado, verdaderamente contribuía a añadir más leña al fuego. 

La tensión vivida en la ciudad durante días queda reflejada en un artículo como este, que repesca información publicada en el diario Arriba. Y la respuesta internacional no fue muy eficaz (ya sabemos como se las gastaban la URSS y sus secuaces), aunque haya dado a la historia reciente momentos icónicos, como la celebérrima frase Ich bin ein berliner pronunciada por Kennedy.

El "sistema de control fronterizo" fue evolucionando hasta convertirse en una estructura muy compleja con un muro de placas de hormigón, con alambradas, torretas defensivas, foso y vallas electrificadas. El tramo que atravesaba el centro de la ciudad tenía 43,1 km, de un total de 111,9 que aislaba Berlín occidental de la RDA. Entre 1961 y 1988 más de 100.000 ciudadanos de la RDA intentaron escapar hacia la RFA. Más de 600 personas fallecieron abatidas por los guardias fronterizos o por otras causas al intentar huir. Tan sólo en el Muro de Berlín hubo, por lo menos, 136 muertos entre 1961 y 1989.

25 años de la caída del muro de Berlín -Pintada en el East Side Gallery recordando a las víctimas.
Pintada en el East Side Gallery recordando a las víctimas.
Archivo propio.
Pero el muro de la vergüenza (que mantiene demasiados émulos) no iba a durar eternamente. Como dijo Milan Kundera, los comunistas descubrieron con el tiempo que la realidad les hacía trampas: en los países capitalistas los trabajadores tenían un nivel de vida mucho mayor, además de garantizarse sus libertades. La población de la RDA demandaba continuamente reformas en el sistema, incluyendo la relación con el bloque occidental. 


Buscando apaciguar a la sociedad y frenar de algún modo el éxodo hacia Checoslovaquia, se dictaron nuevas leyes. El 9 de noviembre de 1989, en torno a las 19:00, Günter Schabowski, Secretario del Comité Central de la RDA, anunciaba por sorpresa una nueva reglamentación de salida del país, sin condiciones especiales ni tiempo de espera. Ante la pregunta del periodista italiano Riccardo Ehrman sobre cuando entraba en vigor, afirmó (sin duda sin pensarlo previamente) que "Según lo entiendo, desde ahora mismo". 

A las 20:00 los medios del país ya anunciaban la noticia, y al poco rato masas de berlineses orientales ya se amontaban en los pasos fronterizos hacia la parte occidental. Los guardias no tenían muy claro que hacer. A las 21:20 el paso de Bornholmer Straße comenzó a permitir el paso de ciudadanos, aunque el responsable del servicio de pasaportes privó de nacionalidad a quienes cruzaron, sin ellos saberlo. A las 23:30 la presión ciudadana era tan grande que finalmente se abrieron las barreras, y 20.000 personas cruzaron el puente Bösebrücke sin control alguno. El resto de pasos fueron abiertos durante aquella noche. El muro de Berlín había perdido su terrorífico poder.


25 años de la caída del muro de Berlín - Pintada con el célebre beso entre Breznev (líder de la URSS) y Honecker (líder de la RDA) en el East Side Gallery.
Pintada con el célebre beso entre Breznev (líder de la URSS)
y Honecker (líder de la RDA) en el East Side Gallery.
Archivo propio
Abatido el monstruo, se construyó una nueva Alemania en torno a su cadáver. En 1990 se demolió el muro y la RDA se disolvió, integrándose en la República Federal de Alemania que hoy conocemos. Algunos tramos del muro se conservan, a modo de museo y memorial, como el presente en Bernauer Straße 111, o el llamado East Side Gallery. Hoy la capital alemana comienza a recuperar, para bien y para mal, el aspecto de una única ciudad, cerrando poco a poco las cicatrices de una herida abierta durante 28 años, de la que, en todo caso, intentan no olvidarse.

La caída del muro provocó un efecto dominó en el bloque oriental que culminó con la propia disolución de la URSS. Desde entonces, el mundo cambió para siempre. Pero esa, como suele decirse, es otra historia... en todo caso, pueden aprender más sobre todo esto mediante las recomendaciones que les dejamos aquí:

Filmografía:
Recursos web:

Bibliografía:
  • Becker, Jurgen Jakob (2003), Berlín después del Muro (antología), Fondo de Cultura Económica, México D.F.
  • Grass, Günter (2011), De Alemania a Alemania. Diario, 1990., Alfaguara, Madrid.
  • Taylor, Frederick (2009), El muro de Berlín, RBA, Barcelona.

lunes, 3 de noviembre de 2014

“La Corte en Europa”, La doble lealtad: entre el servicio al rey y la obligación a la Iglesia. LIBROSDELACORTE.es, MONOGRÁFICO 1, AÑO 6

Hola a todos:

Hoy empezamos la semana con una gran noticia sobre todo para los especialistas e interesados por la Historia Moderna. Acaba de salir el primer especial de la revista librosdelacorte.es del IULCE que se une al esfuerzo que ya viene realizando de manera regular la revista. Es decir, este número no sustituye a ningún número habitual de la revista, sino que se une a las publicaciones del Instituto.

Muchos en la universidad española trabajan para intentar acercar el conocimiento a la sociedad desde criterios de calidad académicos. Muchos ya lo pedían, como por ejemplo Joaquín Rodríguez en su fantástica entrada ¿Por qué Open Access? Este es el caso de la revista que es absolutamente gratuita y se puede descargar en PDF ya sea un sólo artículo o la revista completa. Casi 400 páginas de trabajo académico coordinados por José Martínez Millán, Manuel Rivero Rodríguez, Gloria Alonso de la Higuera, Koldo Trápaga Monchet y Javier Revilla Canora. Si alguna vez os habéis visto en algún proceso de edición sabréis lo que cuesta sacar un proyecto como estos hacia delante. En dicho número se recogen las las ponencias del el VII Seminario  Internacional “La Corte en Europa”, La doble lealtad: entre el servicio al rey y la obligación a la Iglesia que se celebró en el Salón de Actos de la Facultad de Filosofía y Letras  de la Universidad Autónoma de Madrid los días 24 y 25 de octubre de 2013.

“La Corte en Europa”, La doble lealtad: entre el  servicio al rey y la obligación a la Iglesia. LIBROSDELACORTE.es, MONOGRÁFICO 1, AÑO 6. Portada “La Corte en Europa”, La doble lealtad: entre el  servicio al rey y la obligación a la Iglesia. En él recogen las las ponencias del el VII Seminario  Internacional “La Corte en Europa”
Portada “La Corte en Europa”, La doble lealtad: entre el
servicio al rey y la obligación a la Iglesia
¿Qué trabajos destacar? Complicado hacerlo. No voy a descubrir yo ahora la calidad de los trabajos de José Martínez Millán, que aquí nos ofrece su trabajo titulado La doble lealtad en la corte de Felipe III: el enfrentamiento entre los Padres R. Hakker S. I. y F. Mendoza S. , o de Manuel Rivero Rodríguez con su trabajo titulado  El dilema de los letrados, servir al rey y a la fe: Francisco Hernández de Liébana. La nómina incluye a Henar Pizarro o a Fernando Negredo del Cerro sin olvidar el carácter internacional con las aportaciones de Giovanni Pizzorusso, Blythe Alice Raviola o Paolo Cozzo. Imposible abarcar toda la lista de aportaciones y pido disculpas por adelantado por las inevitables ausencias.

“La Corte en Europa”, La doble lealtad: entre el  servicio al rey y la obligación a la Iglesia. LIBROSDELACORTE.es, MONOGRÁFICO 1, AÑO 6. Ilustración que acompaña el trabajo de Víctor Mínguez SINE FINE" DIOS, LOS HABSBURGO Y EL TRASPASO DE LAS INSIGNIAS DEL PODER EN EL QUINIENTOS.
Ilustración que acompaña el
trabajo de Víctor Mínguez.
Sí que me gustaría destacar también la aportación de dos jóvenes profesionales historiadores de gran valía con los que comparto más habitualmente trabajo disfrutando de ello, pues se aprende mucho viendo cómo investigan y pueden ser ejemplo para los que ahora estáis estudiando el Grado de Historia. Se trata de Miguel Conde Pazos y de Javier Revilla Canora. El primero nos ofrece su trabajo titulado Entre franceses y españoles: el cardenalato del príncipe Juan Casimiro Vasa y la diplomacia hispana en Italia (1643-1648) y el segundo firma el trabajo titulado Jaque al Virrey: Predro Vico y los sucesos de Cerdeña durante la regencia de Mariana de Austria

¿Lo mejor? Que lo descarguéis completo desde librosdelacorte.es y disfrutéis de todos los trabajos. Yo lo pienso hacer. 

Un saludo a todos.